jueves, 27 de febrero de 2014

Giusseppe Busso (2ª parte)

En la primera entrada biográfica sobre Giusseppe Busso comentábamos brevemente los 3 motores diseñados durante las dos etapas en las que trabajó para Alfa Romeo. En esta segunda entrada trataremos algo más profundamente el primer motor diseñado por Busso para Alfa, que como apuntábamos no se trataba del 6 cilindros en V que a todos nos viene a la cabeza, ni del biárbol de 4 cilindros que estrenó el Alfa Giulietta. Antes de empezar me gustaría volver a recordar que mis conocimientos de mecánica son más bien limitados y que las entradas que aquí publico no tienen como objetivo servir como referencias técnicas. Además, la información existente sobre este tema en particular no es demasiado extensa y, la poca información que se encuentra,  está desperdigada, lo que dificulta la elaboración de artículos como éste. Ahora sí, empezamos.

6 cilindros en línea
 
Después de su etapa en Ferrari, donde Busso desarrollo el V12 SOHC y diseño un nuevo V12 DOHC del que podrían salir motores más pequeños al dividir sus dos bancadas, Orazio Satta le encargó el diseño de un nuevo 6 cilindros que pretendía sustituir al 2.500 que por aquel entonces montaban los 6c2500. Aunque finalmente no fue montado en él, ni tampoco en la nuevas berlina 6c3000 como se pretendía inicialmente, al estar muy avanzado su diseño en 1949, se montó en uno de los 6c2500 que corrieron en las Mil Millas de ese mismo año pilotado por Sanessi. El 6c2500 no acabó la prueba, ya que sufrió un accidente.

 
La fabricación del 6c3000 fue finalmente cancelada, ya que se consideró que la berlina no iba a tener suficiente demanda como para cubrir sus costes de fabricación, y se optó por una berlina de menor tamaño y motor de 4 cilindros.

4 cilindros biárbol (Twin Cam)
 
Este motor fue estrenado por el Alfa Giulietta en su primera versión de 1.290 cc y destacó desde el primer momento por el alto rendimiento que le otorgaban sus innovaciones técnicas y por el comportamiento deportivo del que hacía gala. El motor, fabricado íntegramente en aluminio, algo muy poco habitual en la época, disponía de doble árbol de levas en culata, alta compresión, dos válvulas por cilindro y se encontraba bien alimentado por un carburador Solex de doble cuerpo. Todas esas soluciones técnicas hicieron del motor de 4 cilindros un prodigio en rendimiento, consiguiendo potencias muy elevadas para su baja cilindrada. Por poner un ejemplo, unos de sus rivales de la época, Porsche con su 356, sólo conseguía "sacar" 44 cv de su 1.300, mientras que el Alfa extraía nada más ni nada menos que 80 briosos cv. Para seguir con el ejemplo, para conseguir la velocidad punta del Giulietta (165 km/h), el 356 requería del un 1.600 cc. Pero los motores "bialberos" no sólo brillaron por su alto rendimiento, sino también por su comportamiento deportivo y por su alta fiabilidad. Y es que esos motores, aun siendo muy elásticos, mostraban un carácter netamente deportivo al superar las 4.000 rpm, obsequiando al conductor con una aceleración y sonido que te trasladaba de inmediato al mundo de las carreras. Con un diagrama de distribución bastante cruzado, el motor dispone de una zona media en la que acelera y un margen entre las 4.000 y las 6.000 donde empuja de verdad. Es decir, justo donde los motores de la competencia empezaban a quedarse estancados, en las 4.000 rpm, es donde el biárbol empieza la "fiesta". Yo tuve la suerte de probar este motor, por partida doble, en mi búsqueda del Spider y de sentir, de primera mano, todo lo que había leído hasta entonces, desde el gorgoteo sordo y trepidante que inunda tus oídos al arrancarlo, hasta el punch que muestra en la zona alta y que dibuja una sonrisa en tus labios.


El motor Twin Cam, con pequeñas variaciones, se montaría posteriormente en numerosos modelos. En 1.962 la capacidad fue aumentada a 1.570 cc y se introdujo en el Giulia. Posteriormente se le aumentó la cilindrada a 1.779 cc para montarlo en el 1750 GTV y Berlina de 1968. En 1.971, con una cilindrada ya de 1.962 cc fue incorporado al 2000 GTV y Berlina 2000.

Aunque poco conocido, este motor también existió en versión turboalimentada, pues en 1.986 el motor de 1.779 cc fue dotado de turbo para arrojar unos enérgicos 155 cv en el Alfa Romeo 75 y que se potenciaba hasta los 300 cv para las carreras de turismos.

Dos de los últimos ejemplos de este motor los encontramos en 1.994 y 1.995 con los 155 y 164, en estos casos incorporando la doble bujía por cilindro (twin spark), tecnología por cierto que fue utilizada por primera vez en los Giulia GTA, aunque anteriormente Alfa ya la había utilizado en el mundo de la competición, y que también incorporaría el sustituto del motor Twin Cam, los Twin Spark. Aunque esto es otra historia que contaremos en próximas entradas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario