domingo, 27 de abril de 2014

Alfa Romeo Sprint 1.7 QV (1ª parte)

En esta nueva entrada de Historias Alfistas Jordi Brunet nos cuenta, “de su puño y letra”, su pasión por el mundo de la competición y por los diseños de Giorgetto Giugiaro, entre los cuales se encuentra su Alfa Sprint.
 
"A inicios de los ochenta, y con la mayoría de edad recién estrenada, me dedicaba a seguir todo tipo de rallys y a comprar revistas de coches cómo Automóvil y Autopista para estar al día, tanto de la actualidad deportiva, cómo del mundo de la automoción. Más que fan de una marca de coches, era seguidor de pilotos cómo Henri Toivonen, Stig Blomqvist, Nikki Lauda o Ayrton Senna, y me interesaba el diseño de los coches, sobretodo prototipos, siendo mi diseñador favorito Giorgetto Giugiaro.
 
En este entorno, mi primer recuerdo de un Alfa Sprint fue un serie 1 de color azul claro metalizado que vi varias veces por mi ciudad, Vilanova i la Geltrú. A través de las revistas citadas anteriormente seguía con entusiasmo las actuaciones de Luís Pérez-Sala y Luís Villamil en los Trofeos Alfa Sprint de los años 1982 y 83, una competición que se celebraba en distintos circuitos europeos.
 
 

Luís Pérez-Sala llegó a la última carrera del campeonato Alfa Sprint de 1983 con posibilidades de ser campeón, pero una emboscada de los pilotos italianos en el Jarama se lo impidió quedando subcampeón. Pérez-Sala siguió pilotando monoplazas en diversos campeonatos hasta que en 1988 debutó en la Fórmula 1 con Minardi, junto a Adrián Campos durante media temporada. Al retirarse el valenciano, otro italiano, Pierluigi Martini, se cruzó en su camino, impidiendo que Pérez-Sala hiciera buenas carreras al llevar siempre peores neumáticos que el italiano. Esperemos que ahora su sobrino Dani Juncadella pueda pasar a pilotar alguno de los actuales F1, ya que es piloto reserva de Force India. (Podéis leer una pequeña entrevista en la que Luís Pérez-Sala nos recuerda sus tiempos de competición en la Alfasprint, Trofeo del que fue subcampeón en 1983, haciendo clic aquí).

A mediados de los ochenta, en mi familia, compraron un Seat Panda 45 de segunda mano y, cómo no, se convirtió en mi coche ideal para seguir los rallys. Ví a Carlos Sáinz en acción a los mandos de uno de la Copa Panda en una de mis carreteras habituales, la del Pantà de Foix. Fue en ese momento cuando me dio el gusanillo por los coches italianos, especialmente por todos los diseñados por Giorgetto Giugiaro."

 
Jordi Brunet
 

En la segunda parte Jordi nos contará como se contagió del "virus" Alfa y podremos ver las fotos de su espectacular Sprint. ¡Os esperamos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario