jueves, 15 de mayo de 2014

Pon un segundo coche en tu vida

Los que utilizamos el coche a diario, en un momento u otro nos preguntamos si no valdría más la pena disfrutar de nuestro Alfa los fines de semana y comprar un utilitario simplón para uso diario. Somos Alfistas y, como tales, sufridores. No podemos aparcar la niña de nuestros ojos en cualquier sitio y quedarnos tan tranquilos. Nuestros Alfas despiertan envidia y cualquier mal nacido quiere y puede estropearnos el día con un acto tan sencillo como sacar la llave del bolsillo y acariciar con ella el lateral de nuestro coche. Eso por no hablar de lo fácil que es que nuestras bonitas parrillas queden desgraciadas en dos telediarios por la forma de aparcar que se estila en las grandes ciudades…
 
Pero no sólo nos lo planteamos por la integridad de nuestro Alfa, sino también por lo poco que se acaban disfrutando en el uso diario. Por la mañana los atascos y el sueño que decide acompañarnos en nuestro viaje nos impiden llevarlos de forma alegre. Por la tarde, es el cansancio de nuestra jornada laboral quien acaba convirtiendo nuestro regreso a casa en una nana para ir a dormir. ¿Y cuando llega el fin de semana? Cuando llega el fin de semana le hemos hecho tantos kilómetros al coche que lo último que nos apetece es hacerle más, acortando su vida… Así que lo que hacemos es limpiarlo para que al lunes siguiente la contaminación de la ciudad vuelva a depositarse sobre su inmaculada carrocería.
 
Llegados a ese punto llega un día en que nos levantamos y gritamos:
 
“¡Necesito un utilitario para el día a día!”
 
Pero somos gente con buen gusto y no queremos perder el toque de glamour con el que llegamos a nuestra oficina. Llegar con un Fiat Panda, Italiano, aunque sea Rosso, no desprende la misma elegancia. Y aunque es verdad que el tráfico de la mañana no permite darse demasiadas alegrías, sí que nos gusta notar la potencia del motor bajo el pie izquierdo, la rápida dirección, los detalles deportivos del interior,… Son pequeños detalles que nos hacen llegar al trabajo con una sonrisa. ¿Entonces qué hacemos? ¿Dejamos estar la idea?
 
“¡Ni hablar!”
 
Es entonces cuando entran en juego lo que los ingleses llaman Man Maths. Esas matemáticas masculinas que hacen que algo absolutamente imposible de costear resulte asequible de alguna manera que sólo tú comprendes… Tras hacer números llegas a la conclusión que lo que realmente necesitas es otro Alfa.
 
“¿Otro Alfa? – Grita tu mujer con un gesto de desaprobación en la cara.”
 
Pues sí. Tu Alfa ya está bien para el día a día. Te lo compraste para eso y desempeña perfectamente su función. Eres un sufridor nato y aunque te compraras un Fiat Panda roñoso de segunda mano estarías sufriendo porque le pasara algo. Lo que realmente necesitas ahora es volver a disfrutar de la conducción. Coger el coche por el simple hecho de disfrutarlo a sus mandos, sin ir a ningún sitio concreto, sólo conducir, sólo sentir…
 
¿Cómo puede ser que no te hubieras dado cuenta antes? No lo entiendes.
 
“¡Es tan obvio!”
 
El compacto o berlina es para día a día y en tu parking has de guardar con recelo un pequeño deportivo Italiano. Un Alfa Romeo que espere ansioso la llegada del fin de semana para ser disfrutado por reviradas carreteras comarcales, dándolo todo en cada curva, en cada frenada, en cada adelantamiento. Un Alfa Romeo que detallar, aquí no vale sólo lo de limpiar, esas tardes aburridas de invierno. Las Man Maths son poderosas y hacen que puedas asumir, sin poner en peligro la economía familiar, el pequeño gasto que debes desembolsar para hacerte con uno de segunda mano y dejarlo como recién salido de fábrica. Y como rezaba el anuncio del Opel GT, tu otro coche no tiene por qué saberlo…
 

2 comentarios:

  1. Jajajaja, muy bueno....creo que la solución podría ser un Mito JTD para el día a día y un Brera V6 para el fin de semana...no estaría mal, eh? Y el Mito no tiene por qué saberlo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del Breva V6 me gusta, pero lo del MiTo JTD ni de coña!!! Hace tiempo que decidí que mi coche de día a día tenía que ser, también, gasolina ;-)

      Muchas gracias por comentar Julio y bienvenido al blog ;-)

      Eliminar