domingo, 24 de agosto de 2014

Alfa Romeo MiTo

El Alfa Romeo MiTo fue presentado en  el Castillo Sforzesco de Milán en junio de 2008 y, ese mismo año, empezó la fabricación del que sería el primer modelo del segmento B de la marca Milanesa. El objetivo de los directivos de Alfa Romeo no era otro que iniciar la renovación de la gama. Tras el éxito (en cuanto a imagen) del Alfa Romeo 8C, decidía sacar un utilitario por debajo del moribundo 147 con el encanto de ser, desde un punto de vista estético, el hermano pequeño del sublime 8C. El Alfa Romeo MiTo debía ser además el modelo que trasladara el virus Alfista a una nueva generación, hombres y mujeres de menos de treinta años que se convirtieran más adelante en compradores de los Alfas que estaban, y en parte están, aun por llegar…



Conocí a Jimmy en una KDD (Quedada) organizada a través del foro alfistas en 2009. Era la primera a la que asistía, con mi MiTo estrenado pocas semanas antes. En realidad a Jimmy lo había conocido previamente a través de los foros, ya que ambos buscábamos lo mismo: Un pequeño utilitario deportivo que sirviera tanto para ir de tramos como para ir a comprar el pan los domingos. Pero fue en esa KDD cuando nos desvirtualizamos. Jimmy, con el coche ya comprado y esperando su entrega como agua de mayo, fue mi copiloto aquel día. No hicieron falta muchos minutos para comprobar lo que ya intuía: 

¡Ese tío es un enfermo de los coches y de la velocidad!


Cuando me contaba su historia tenía dudas de que su elección hubiera sido la correcta. Yo tenía claro que se sentía atraído por los coches italianos, pero pensaba que la marca Abarth se adaptaba más a su espíritu Racing. Lo veía más con un Punto Abarth que con un Alfa MiTo. Y para colmo se compraba una versión diésel, concretamente la JTDm de 120cv… Por lo menos había acertado en el color…



Su Alfa MiTo salía de fábrica con los Pack Súper Sport y Premium así como con el sistema de audio Bose. Al aspecto “brutote” que ya le otorgaban las llantas de 18 pulgadas se sumó más adelante unos muelles Novitec que lo bajaban 4 centímetros, pastillas EBC Greenstuff, retrovisores cromados, techo pintado en negro espejo y pequeños detalles de buen gusto, como los quadrifoglios verdes en las aletas o la fina bandera italiana en los retrovisores.


Jimmy eligió el salpicadero en color azul, una opción que ya no está disponible

El cambio de muelles y de frenos permitió a Jimmy adaptar su MiTo a una conducción más deportiva que confortable. Aunque contento con el resultado obtenido, no pasó mucho tiempo hasta que se planteara cambiarlo por algo más potente. Jimmy nos cuenta que su intención inicial era cambiarlo por el Quadrifoglio Verde de 170cv, no disponible cuando él realizó la compra, aunque poco tiempo después llegó a la certeza de que necesitaba algo más pasional, más auténtico, con mayor pedigrí… Y fue entonces cuando tras probar el seis cilindros en uve diseñado por Busso en un Alfa Romeo GTV 916, en su mente quedaron grabadas a fuego las siglas V6. Según reconoce el mismo, de vez en cuando, algún alemán aparece en su camino, como aquella vez que probó el M3 y pudo comprobar en primera persona el poderío del seis cilindros en línea de BMW. Pero le basta una pequeña reflexión para llegar a la cuenta de que su próximo coche debe tener el alma que sólo puede encontrar en la marca del Biscione. ¿Será un 155? ¿Será un 156? ¿Será un GTV? El tiempo dirá…


Pero mientras no llega ese día, Jimmy pasa a buscarme por casa con su MiTo para la sesión fotográfica que ilustra esta entrada. Antes de dirigirnos hacia el Pantà de Foix, donde realizaremos el grueso de las fotos, pasamos por una gasolinera donde limpiamos a fondo al protagonista. En el interior limpiamos sobre limpio y en el exterior, tras un breve manguerazo, descubrimos un brillante Rosso Alfa que poco debe distar al que salió del concesionario hace ya 4 años. El MiTo no fue diseñado por Pininfarina ni por Giugiaro, sino por el Centro Style de Alfa Romeo, pero sus formas son de lo más atractivas que hemos visto en mucho tiempo. En el momento de su aparición no gustó demasiado el frontal, en especial sus ópticas, sin embargo nadie puede negar el atractivo aspecto que muestra de perfil. Su diseño rompió frontalmente con el estilo afilado de sus predecesores y sus formas redondeadas combinan elegancia con deportividad, aunque con un lenguaje olvidado por la marca.


Con el coche ya limpio enfilamos la N-340 hacia Arboç, donde cogeremos una comarcal de curvas rápidas hasta llegar a Castellet y otra, de curvas lentas, hasta llegar a Vilanova i la Geltrú. En esta primera pasada le enseño a Jimmy los escenarios que tenía pensados para las fotos y divisamos de otros, a priori, interesantes. No hace falta ir a un ritmo demasiado elevado para comprobar lo duro que va de suspensiones después de montar los muelles Novitec y lo poco que balancea en curva. Me atrevería a decir que la efectividad en curva es bastante superior que la de mi MiTo 1.4 TB, el cual montaba muelles más firmes que los que llevaba el JTDm de serie, aunque como es obvio a cambio de pérdida de confort. El sonido del escape es ciertamente atractivo para tratarse de una mecánica de gasoil y viendo lo bien que va estoy seguro de que, al poco de llevarlo, te olvidas por completo del tipo de combustible que utiliza, tal y como indica Jimmy. En el momento de la compra Jimmy buscaba un utilitario para usarlo a diario que fuera económico de mantener y, racionalmente, el JTDm era la mejor elección.


La sesión de fotos se alarga prácticamente dos horas y contentos con el resultado encauzamos el camino de vuelta, pero no sin antes probarlo personalmente. Hacía bastantes años que no conducía un diésel y lo primero que compruebo es lo que estiran estos JTD 16 válvulas. Recuerdo que mi Fiat Bravo de 8 válvulas ya estiraba bastante para tratarse de una mecánica de gasoil, pero este JTDm está a otro nivel. Estiro la primera hasta las 4.500 vueltas sin apenas darme cuenta y en conducción deportiva se pueden estirar las marchas hasta las 4.000 rpm sin notar una caída de par demasiado importante. La potencia y prestaciones que da este MiTo en modo dynamic sorprenden. Da la sensación de tener más caballos que los 120 anunciados por la marca y me asombra también lo bien que recupera desde abajo. Lo que si echo en falta es un sonido más Racing, el cuál incrementaría las sensaciones exponencialmente. El sonido no es feo, pero no tiene el carácter que el resto del coche, algo normal en mecánicas de gasoil. A petición de Jimmy clavo los frenos para comprobar su efectividad. Una sola frenada es suficiente para entender lo bien que habla la gente de las pastillas  EBC. Aun así, Jimmy tiene en mente montar discos nuevos semi-ventilados para aumentar su efectividad. Lo último que compruebo es que, contrariamente a lo que pensaba, la suspensión no es tan dura. Los muelles Novitec consiguen reducir el balanceo sin sacrificar, en exceso, el confort.


Probablemente Jimmy acabe, más temprano que tarde, con otro Alfa en su poder. El virus Alfista le invadió, como a muchos otros, antes incluso de tener uno.

Gracias Jimmy por contarnos tu Historia y por hacerme pasar una buena tarde de sábado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario